miércoles, 18 de enero de 2017

MEDITACIÓN DEL EVANGELIO -

TIEMPO ORDINARIO
MIÉRCOLES DE LA SEMANA II
18 de Enero

     Santa Faustina Kowalska (1905-1938), religiosa Diario, § 72

«Dolido de su obstinación»

    Jesús, Verdad eterna, vida nuestra, te suplico y mendigo tu misericordia para los pobres pecadores 
Dulcísimo Corazón de mi Señor, lleno de piedad y misericordia inefable, te suplico para los pobres pecadores. Oh Corazón sacratísimo, fuente de misericordia cuyos rayos de gracias inconcebibles se extienden sobre todo el género humano, te lo suplico, da luz a los pobres pecadores. Oh Jesús, acuérdate de tu amarga Pasión y no permitas que se pierdan las almas rescatadas con el precio de tu sangre santísima. 

    Jesús, cuando contemplo el don de tu sangre, me gozo de su inestimable valor, porque una sola gota hubiera sido suficiente para salvar a todos los pecadores. Aunque el pecado sea un abismo de mal y de ingratitud, el precio que has pagado por nosotros es sin medida –y es por ello que cada alma puede confiar en la Pasión del Señor y poner toda su esperanza en su misericordia. Dios no negará a nadie su misericordia. El cielo y la tierra pueden cambiar, pero la misericordia del Señor jamás se agotará (cf Mt 24,35). Oh, cómo arde de gozo mi corazón cuando veo, oh mi Jesús, tu inconcebible bondad. Deseo hacer llegar a todos los pecadores a tus pies para que alaben tu amor infinito por siglos sin fin.

Fuente: ©Evangelizo.org


No hay comentarios:

Publicar un comentario