domingo, 5 de agosto de 2018

GAUDETE ET EXSULTATE

«Felices los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios»
Mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, 
esto es santidad.


    86. Cuando el corazón ama a Dios y al prójimo (cf. Mt 22,36-40), cuando esa es su intención verdadera y no palabras vacías, entonces ese corazón es puro y puede ver a Dios. San Pablo, en medio de su himno a la caridad, recuerda que «ahora vemos como en un espejo, confusamente» (1 Co 13,12), pero en la medida que reine de verdad el amor, nos volveremos capaces de ver «cara a cara» (ibíd.). Jesús promete que los de corazón puro «verán a Dios».

No hay comentarios:

Publicar un comentario